¡Tips para que tu deudas no te ahoguen!


Image 36

Generalmente, te has preguntado ¿por qué no te alcanza el dinero para pagar las deudas?, y al final de cada año escuchas una frase muy repetida: “tanto trabajar y no tengo nada”; recibiendo mensualmente la retribución por tu trabajo que desde el primer momento en que la tienes en tus manos, se va en un dos por tres en esa larga lista de cuentas por cubrir. ¡Basta de preocuparte! Es hora de ocuparte en la solución a tu problema, ¡paga tus deudas rápidamente con un plan de acción!


¡Sí!, siéntate en casa en compañía de un café, medita y toma nota acerca de los gastos y deudas que has tenido durante los últimos seis meses, analiza las prioridades examinando en qué estás invirtiendo; ya que el propósito del plan de acción consiste en aportar un 10 % extra de tus ingresos para saldar en su totalidad tales compromisos financieros a corto o mediano plazo.


Bien lo dice Albert Einstein, "Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica: la voluntad"; así que es imprescindible la reducción de compras innecesarias durante la ejecución del plan de acción e incluso a partir de allí generarás la estrategia económica para cubrir ese 10 % que tanto necesitas para pagar tus deudas, estabilizar tu bolsillo y tener tranquilidad mental y emocional.


Entonces, una vez que hayas determinado la lista de ingresos y egresos; te sugerimos poner en práctica los siguientes pasos, con el fin de asumir las decisiones más asertivas en pro de los objetivos trazados en tu plan de acción:



  • Clasifica por categorías los gastos: alimentación, educación, alquiler de vivienda, cuota del vehículo adquirido, esparcimiento, vestimenta y calzado, salud, entre otros.

  • Seguidamente, piensa con cuál de las categorías puedes empezar a ahorrar.


  • Luego, puntualiza los intereses que estás cancelando mensualmente por cada deuda, y el porcentaje que destinas a partir de tus ingresos. De este modo, deducirás cuánto debes ahorrar; siendo la lista de ingresos y egresos la fórmula ya despejada.

  • A partir de aquí, debes tener disposición para iniciar algunos cambios financieros en tu vida; aun cuando representen mayor esfuerzo y tiempo. Por ejemplo, en lugar de comprar el desayuno cuando vas a trabajar, tendrás que madrugar y preparar tu “lunch”. Si sales con tus amistades a restaurantes, pasear con ellos o en familia los fines de semana; es mejor planificar una reunión en casa, ahorrando no solo el costo que implica los lugares recreacionales; sino también en combustible, estacionamiento y mantenimiento de tu vehículo e incluso pasajes.

  • Paralelamente, define cuánto tiempo te falta para cancelar tus deudas. Para ello, divide el total del crédito entre lo que pagas mensualmente o el saldo mínimo estipulado.

  • Después, elabora una lista enumerando las deudas de mayor a menor valor, solventando el pago mínimo de cada una, pero abonando a la primera de la lista (de mayor valor), lo que irás ahorrando gracias a los favorables cambios que te has trazado en cumplir.

  • Al siguiente mes, continuarás rescindiendo el mínimo de cada cuenta; sumando esta vez tu ahorro al segundo lugar más elevado de la lista y así sucesivamente hasta culminar tu compromiso financiero.


Finalmente, ¡lograrás pagar tus deudas! Y además, ahorrar el 10 % que requerías para otros beneficios. Solo debes tener presente, que el éxito del plan de acción radica primeramente en no desesperarte, y en comenzar el ciclo de pagos indicando como número uno en la lista la deuda con interés más alto. ¡Ánimo!


 


 


Palabras claves: deudas, pagar, plan de acción, gastos, ingresos, egresos, categorías, crédito, saldo, interés, lista, cambios financieros, ahorro.


Comparte este artículo en:

Social twitterSocial facebookSocial linkedin