¡La Nueva y Revolucionaria Era Digital Bancaria!


Image 14

Muchas personas la definen como la “Nueva Era Tecnológica”, otras como la “Era Digital Bancaria” y otros coinciden llamándola “La Revolución Bancaria”. Este fenómeno se ha convertido en algo realmente extraordinario, las nuevas tecnologías bancarias llegaron a nuestra vida cotidiana para quedarse, ahora la pregunta el día de hoy es: ¿qué tan preparados estamos para este momento?


¿Recuerdas lo novedoso y sorprendente que era tener y usar una tarjeta de crédito? Sí, nos referimos a los plásticos que nos permitían efectuar transacciones sin llevar dinero encima e, incluso, retirar dinero en efectivo desde los cajeros automáticos a cualquier hora y los 365 días del año. Ciertamente, la aparición de los Medios de Pago estableció uno de los primeros asaltos en el camino hacia una nueva Era Digital en lo que a Banca se refería, se abandonaba aquel modelo físico de un banco, y ya no dependías de un horario, ni de un letrero que dijera “abierto” y “cerrado”, puesto que el banco estaba abierto las veinticuatro horas del día y los siete días de la semana.


Pero ese no fue el fin de la historia, pues esa revolución no concluyó allí, rápidamente, las entidades bancarias empezaron a desarrollar servicios de Banca a Distancia o Banca “Online“, y de repente, no solo podíamos retirar dinero cuando quisiéramos, sino que podíamos tener acceso directo a nuestras cuentas desde la comodidad de nuestro hogar o desde nuestro Smartphone e, incluso, efectuar cualquier tipo de transacción. Actualmente, además de todas estas operaciones bancarias tradicionales, existen una multitud de Servicios Financieros diversos, como por ejemplo, pago de servicios básicos, servicios de avisos por SMS o email, solicitud de tarjetas, referencias, préstamos y créditos solicitados vía Internet; si, así de fácil, con tan solo un clic.


Una de las cosas más sorprendente, es el hecho de que no solo las entidades tradicionales ofrecen servicios de banca “Online”, sino que, adicional a esto, existen entidades que ofrecen sus servicios financieros vía Internet, haciendo la vida de sus clientes más practicas. Estas entidades muchas veces ofrecen servicios que bien se podrían llamar de “Low Cost“, es decir, ofrecen servicios con buenas ofertas para ese público que está atento a las mismas. Las ofertas que ofrecen son de hecho bastante atractivas; por ejemplo, créditos y préstamos con tarifas bajas, cuentas sin comisiones, hipotecas a buen precio y sin comisiones de apertura, entre otras. Ahora bien, te preguntarás: ¿por qué esas entidades ofrecen condiciones tan buenas?


Normalmente algunos de los motivos son los siguientes:



  • Ofrecen excelentes productos para un público grande y extenso. Cierto, igual que las entidades tradicionales, pero normalmente trabajan con precios de adhesión, es decir, precios con tarifas que no permiten mucha negociación y que puede ser amistoso para el cliente.

  • Por la falta de una red de oficinas operativas y, por ende, por el menor coste de personal. Es cierto, aunque si nos fijamos en la dinámica que llevan algunas de estas entidades “virtuales”, observaremos que últimamente se dedican a abrir oficinas, por lo que eso nos da a entender de que algo bueno habrá en tenerlas.


Todos los servicios de la banca virtual son muy útiles y accesibles para el público, pueden ser bastante interesantes para clientes cuyas necesidades y operaciones entren dentro de lo habitual. La Banca Tradicional continúa viva precisamente en su proximidad, tanto física como afectiva, el factor de confianza que sienten los clientes es algo que no va a desaparecer de la noche a la mañana. Ahora bien, el cambio todavía no termina aquí, pues probablemente en un futuro muy cercano veremos una evolución de la Banca tradicional hacia una mayor digitalización; y de la Banca Virtual hacia una mayor proximidad con sus clientes y un avance y perfeccionamiento en sus servicios. El futuro no está por venir. ¡Ya llegó!


 


 


Palabras claves: era, digital, banca online, revolución bancaria, medios, pagos, préstamos, créditos, Internet, virtuales.


Comparte este artículo en:

Social twitterSocial facebookSocial linkedin