¡De poquito a poquito rindo bien mi dinerito!


Image 12

Cuando una persona recibe un sueldo quincenal o mensual, generalmente podría pensar en dos cosas: cubrir sus gastos y ahorrar, con el fin de dejar una parte para una emergencia o para darse un buen gusto. ¿Te sucede esto? Si tu respuesta es negativa, no te preocupes, con unos consejos sencillos te ayudaremos a que tu dinerito te rinda todo el mes.


Lo primero que debes hacer es un presupuesto de tus gastos: servicios básicos, seguro médico, comida, ropa, zapatos, deudas, entre otros. Una vez que lo hagas y sepas cuánto dinero utilizarás para cada cosa, incluye una cantidad para tu caja de ahorros.


Siempre será necesario que guardes una cantidad específica de tu sueldo, con la intención de estar atento a cualquier evento que se pueda presentar. Al final, debes recordar que tú eres el que está trabajando para cubrir tus gastos y para consentirte una vez al mes, pero sin abusar.


Ahora, si después de organizar tus gastos mensuales te das cuenta que para poder cubrirlos tienes que usar mucho dinero, es momento de aplicar el autocontrol, porque la idea no es dejar la cuenta bancaria sin nada, ¡esto sería un grave error!


¿Qué se recomienda en estos casos? Cancelar por unos meses esas salidas con tus familiares, amigos y compañeros de trabajo; recuerda que tienes un presupuesto mensual, primero enfócate en cumplirlo, y notarás que te quedará tiempo y dinerito para entretenerte sin remordimientos.  


También puedes pensar en buscar cómo obtener más ingresos iniciando un negocio. Al decidir esto, es válido contar con tus ahorros, porque los estarás utilizando para algo productivo, y que a largo plazo te dejará bastante dinero para lo que necesites y hasta para comprar aquello que te encantó sin necesidad de comprometer nada que esté dentro de tu presupuesto mensual. ¿Te gusta la idea? Entonces, anímate y hazla realidad.


No te comprometas antes de tiempo


Thomas Jefferson dijo: “Nunca gastes tu dinero antes de tenerlo”. ¡Estoy de acuerdo con esta reflexión! Las personas no pueden comprometer una cantidad que no tienen en su bolsillo, porque esto solo aumentará sus gastos, el estrés y el dolor de cabeza.


Es momento de evaluar si vale la pena invertir en productos que no necesitas, y que solo los quieres adquirir por estar en “oferta”, o porque te los recomendaron tus amigos; es decir, aleja de tu rutina las compras nerviosas, porque aunque no lo creas, este es un error muy común.


No te descuides


Entendemos que tienes muchos gastos, pero no te descuides. Tu salud es importante, sin ella, no podrás mantener tu trabajo ni generar más ingresos. Por eso te recomendamos hacer un viaje por lo menos una vez al año, o visitar a tus seres queridos con frecuencia para que te olvides por un rato de tus obligaciones diarias.


Sin embargo, esto no implica que debas gastar más de lo acordado. Toma tus previsiones: si no quieres viajar, invita a tus familiares o amigos a la casa, prepara algo y disfruta de una buena película o una charla que desde hace tiempo no tenías por estar sumergido en el trabajo.


Si sigues cada uno de los consejos mencionados anteriormente, te darás cuenta que ¡de poquito a poquito rendirás bien tu dinerito! No es difícil; ya queda de tu parte organizarte, cuidar tu salud, no exceder los gastos y consentirte cuando sea necesario.


 


 


Palabras claves: dinerito, gastos, ahorro, salud, presupuesto, trabajo, sueldo, ingresos, negocio, consejos.


Comparte este artículo en:

Social twitterSocial facebookSocial linkedin