¿Cuál es la diferencia entre un contador y un planificador financiero?


Contador

Al buscar asesoramiento financiero, puedes enfrentar la decisión de contratar un contador o un planificador financiero. Dependiendo de tus circunstancias, puedes necesitar uno o el otro, o ambos.


Llegará un punto en tus finanzas cuando tenga sentido contar con ayuda adicional para determinar la mejor manera de invertir o de presentar tus impuestos. En ese momento necesitarás un contador.


También puedes enfrentar un momento en que necesite a alguien que te ayude a administrar tu dinero, inversiones o ayudarte a administrar una herencia considerable. Entonces, necesitarás a un planificador financiero.


A continuación te explicaré cuándo necesitarás un contador y cuándo tiene sentido contratar a un planificador financiero.


¿Cuándo deberías usar un contador?


La mayoría de las personas no necesitan un contador. Un contador se aprovecha mejor cuando se tiene una situación fiscal muy específica, como ser dueño de tu propio negocio, ganar muchísimo dinero, esperar dar dinero a tus hijos, ser dueño de propiedades de alquiler o anticipar una gran ganancia de capital.


En pocas palabras, un contador está allí para ayudarte con problemas específicos que la mayoría de la gente no tiene. Sin embargo, hay situaciones en las que el uso de un contador puede ayudarte a ahorrar dinero.



  • Si eres extremadamente rico o posees un negocio, puedes considerar contratar un contador que te ayude a comprender las leyes que rigen tu contabilidad e impuestos.

  • Si tienes propiedades inmobiliarias y/o propiedades de alquiler propias, es posible que debas considerar contratar a un contador. Tener una propiedad de alquiler es esencialmente como tener su propio negocio, por lo que contratar a un contador probablemente sea necesario para esta situación.

  • Otro gran impulso para contratar un contador es si tienes una situación fiscal complicada. La mayoría de las personas podrán hacer sus impuestos con el software de preparación de impuestos, pero si eres dueño de tu propio negocio o posees varias inversiones de gran envergadura, puedes considerar buscar un contador.

  • Si experimentaste un gran cambio en tu vida, como adoptar un hijo, comprar una propiedad o ganar una gran cantidad de dinero, entonces contratar un contador puede tranquilizarte. De cualquier manera es financieramente prudente contar con un experto que puedas consultar si tienes una pregunta.


¿Cuándo deberías usar un planificador financiero?


Si buscas asesoramiento sobre presupuestos, cómo salir de deudas o invertir, puede que sea hora de contratar a un planificador financiero. Esta persona puede trabajar de dos maneras diferentes. Una es como asesor a quien se le paga una tarifa para ayudarte a planear un presupuesto y elaborar un plan financiero con el fin de que puedas acumular más dinero.


Alternativamente, puedes contratar a un planificador financiero que reciba una comisión sobre los productos que vendes, o inversiones específicas adaptadas a ti. Sin embargo, un buen planificador financiero te alentará a salir de tus deudas antes de comenzar a invertir seriamente tu dinero.


Si necesitas ayuda para configurar tu plan para salir de deudas o de tu presupuesto, es mejor que encuentres un planificador financiero con el que pagues. Luego, este planificador financiero puede ayudarte cuando estés listo para invertir tu dinero.


Tu banco puede ofrecerte servicios de planificación financiera, o puedes pedirles a tus amigos referencias de sus planificadores financieros. A continuación te mostraré algunas situaciones en las que contratar a un planificador financiero puede ser la mejor opción para ti:



  • Es posible que necesites de un planificador financiero si estás listo para comenzar a invertir tu dinero en el mercado. Tu planificador financiero puede ayudarte a determinar las mejores inversiones con el fin de que alcances tus metas financieras.

  • Un planificador financiero también puede ayudarte a crear un presupuesto y a trabajar para salir de la deuda. Puede ayudarte a crear un plan financiero a largo plazo para cosas como la jubilación y ahorrar para la universidad de tus hijos.


¿Necesitas ambos?


Si eres dueño de tu propio negocio, tu contador y tu planificador financiero deberían trabajar contigo para ayudarte a mantener el rumbo financiero. Además, algunos contadores también trabajan como planificadores financieros.


Es importante confiar tanto en tu planificador financiero como en tu contador. En pocas palabras, tu planificador financiero debe ser capaz de explicar los problemas relacionados con tus finanzas de una manera en la que entiendas.


Debes comprender los riesgos de cada inversión antes de hacerlo. Por otro lado, tu contador debe ser capaz de entender claramente tu situación tributaria cada año, debe ayudarte a comprender cómo se llevan tus libros y la información que necesitas ingresar cada día.


Debes elegir cuidadosamente tanto a tu contador como a tu planificador financiero. Intenta pedir recomendaciones a amigos y parientes, y elige la mejor opción para ti y tu negocio. 


Comparte este artículo en:

Social twitter  graySocial facebook  graySocial linkedin  gray
Cerrar X
Mail blog

Suscríbete para más noticias y tips.


¿Te gusto esta nota? Te invitamos a que te suscribas a nuestro newsletter semanal, para más consejos sobre tu finanza personal.