Compartir información financiera con tus amigos. ¿Qué tanto es demasiado?


Image 83

¿Alguna vez te has preguntado si compartes demasiada información con tus amigos acerca de tu vida financiera? En esta época en donde es tan normal compartir todo con todos, ¿quién establece los límites?


Hoy te ayudamos a descubrir qué tanto es demasiado, ya que en realidad depende del caso. De todas formas, tú eres el que decide que tanto compartes y con quién lo haces.


Lo primero que debes hacer es clasificar en grupos tus amigos, por ejemplo: Los del trabajo, los de la universidad, los vecinos, etc. Dependiendo del grupo hay información que tal vez no sea bueno compartir.


Dar información acerca de tu vida financiera a personas que tienen la misma edad, nivel de educación o nivel social similar puede llevar a sentimientos competitivos. A veces esto es bueno, ya que te puedes dar cuenta de que debes pedir un aumento o buscar otras opciones laborales. Pero hay formas de hacer esta investigación sin necesidad de divulgar el estado de tu bolsillo.


En el trabajo: Evita dar números específicos, a veces no es bueno hablar de salario. Muchas compañías están implementando esta regla ya que no todos los empleados ganan lo mismo y aunque sean tus amigos puede que se vuelva incomodo si uno gana más que el otro en especial si hacen el mismo trabajo.


Compañeros de la universidad o escuela: Cuando compartes datos específicos de cuánto ganas y cuánto debes con compañeros o ex compañeros de clase, puede que también exista cierta competencia. Solo que en este caso las consecuencias no incluyen a tu jefe dándote una charla acerca de información confidencial.


El único resultado de esto podría ser tus amigos tratando de hacer que no gastes (en caso de que tus finanzas no anden bien) o haciendo comentarios en ocasiones insinuando que tú deberías pagar por ellos ya que tienes mejor salario.


Los vecinos: En este caso ciertas comparaciones respecto al estado o apariencia de tu casa o apartamento pueden suceder. Pero es algo que tal vez pasaría incluso si no saben acerca de tus cuentas bancarias.


No te estamos diciendo que construyas paredes alrededor tuyo o que no tengas amigos, pero al final del día no todo el mundo necesita saber acerca de tus estados de cuenta. A menos que te estén ayudando a pagarlas de alguna forma, o que tú les estés ayudando a ellos. De no ser el caso, solo haz comentarios generales pero evita los detalles.


Si tus amigos te comparten detalles de su vida financiera, escucha, ayuda, pero no te sientas obligado a dar tu información. La decisión es tuya y si consideras que es necesario, diles lo que necesites decirles.


 


 


Palabras claves: Amigos, finanzas, salario, compañeros de trabajo, vecinos, sueldo, compartir.


 


Comparte este artículo en:

Social twitterSocial facebookSocial linkedin