¿Cómo ahorrar dinero si tienes un presupuesto apretado?


Ahorrar

Cuando no hay mucho dinero o estás tratando de aumentar tus ahorros, es posible que estés buscando formas adicionales de ahorrar dinero si no llevas nada ahorrado. Es posible que debas priorizar el ahorro antes de pagar tu deuda en algunas situaciones.


A menudo, cuando apenas te estás recuperando, parece imposible encontrar formas adicionales de ahorrar dinero.


Sin embargo, es en momentos como este que necesitas trabajar más para obtener los ahorros adicionales que necesitas como colchón para cubrir gastos inesperados. Es muy importante hacer que ahorrar dinero  sea una prioridad.


Aquí te van algunos tips para ahorrar dinero:


Compra más inteligente


Deja de comprar cosas sin comprar por el mejor precio. Comprométete a comprar los artículos esenciales: busca cupones y ventas en línea o en tu periódico local. Luego, compra los artículos con el precio más bajo.


No te detengas allí. Toma la diferencia de la cantidad que pagaste y la cantidad que normalmente gastarías en el artículo. Pon ese dinero en una cuenta de ahorros. Incluso si se trata de poco dinero por viaje de compras, esas pequeñas sumas harán peso.


Quédate con el cambio


Parece anticuado, pero saca el cambio suelto de tu bolsillo, tu bolso o la bandeja del coche, y guárdalo en un frasco.


Busca formas de agregar más dinero a tu frasco. Por ejemplo, cada vez que retiras dinero en efectivo del cajero automático, pon el 10 por ciento de lo que retiras en tus ahorros de galletas.


Cada mes o trimestre, cuenta el dinero que has acumulado en tu frasco y agrégalo a tu cuenta de ahorros.


 


Págate primero


Si tu estrategia es esperar hasta que se pague todo lo demás y guardar lo que sobra, reconsidera tu proceso.


Considera poner la mayor parte de tu sueldo en tu cuenta de ahorros y hacer una transferencia semanal recurrente para cubrir los gastos necesarios. Luego, decide si cualquier exceso de dinero debe permanecer en la cuenta para cubrir los gastos futuros, o ser destinados como ahorros adicionales.


Ahorra con un propósito


Puede ser difícil devolver dinero simplemente por ahorros generales, por lo que es importante tener una razón clara para tus ahorros.


El objetivo puede ser tener un fondo de emergencia, un fondo de vacaciones u otra cosa, pero saber la razón por la que estás ahorrando te facilitará el uso del dinero en otra cosa.


Hazlo automático


Es mucho más fácil ahorrar cuando no se tiene que depender de sí mismo para transferir fondos a tu cuenta de ahorros. Haz que tu empleador divida su depósito de cheque en una cuenta de cheques y una cuenta de ahorros.


Si trabajas por cuenta propia, programa transferencias automáticas desde tu cuenta de cheques principal, a tus cuentas de ahorros basadas en objetivos de forma recurrente.


Deja de usar tarjetas de crédito


En lugar de utilizar una tarjeta de crédito para financiar los gastos de vida que están fuera de tus ingresos, concéntrate en deshacerte de la deuda de la tarjeta de crédito, y luego cambia a pagar solo en efectivo.


Si gastas tu dinero extra todos los meses en hacer pagos con tarjeta de crédito, nunca podrás ahorrar y acercarte a tus objetivos financieros.


Crea un presupuesto


Si bien establecer un presupuesto puede ser difícil, es la mejor manera de convertirte en un protector disciplinado.


Comienza por determinar tus gastos fijos y luego mira tus necesidades para otros gastos: alimentos, gasolina, ropa, entretenimiento, etc. Determina un número para los gastos semanales, y desafíate a ti mismo para mantenerte dentro de ese presupuesto.


Establece un monto específico, y sácalo del banco en efectivo al comienzo de la semana. Usa ese dinero para la semana y trata de no permitirte sumergirte en otros fondos. Luego, intente bajar ese dinero por semana para ver lo que realmente necesitas.


Una vez que te hayas acostumbrado a vivir de acuerdo con tu presupuesto, abrirás más dinero para ahorrar con el fin de alcanzar varios objetivos.


Mantente comprometido


Muchos expertos recomiendan que ahorre el 20 por ciento de tus ganancias cada año, pero eso no es fácil de hacer.


A menudo, cuando las personas se comprometen con un nivel de ahorro ambicioso, sucede algo en los primeros meses que desalentará el ahorro; por ejemplo, un niño necesita aparatos ortopédicos, o el techo necesita reparaciones.


Pero si te ocupas de los gastos más importantes y continúas en la ruta de ahorro, estarás más preparado para hacer frente a los gastos futuros que puedan surgir.


Después de un año de forzarte a ti mismo a ahorrar y recibir la autoestima que te acompaña, la mayoría de la gente se comprometerá con el estilo de vida de ahorrar y, frecuentemente, encontrarán formas de ahorrar aún más.


¿Estás listo para comenzar a ahorrar?


 


Comparte este artículo en:

Social twitter  graySocial facebook  graySocial linkedin  gray
Cerrar X
Mail blog

Suscríbete para más noticias y tips.


¿Te gusto esta nota? Te invitamos a que te suscribas a nuestro newsletter semanal, para más consejos sobre tu finanza personal.