5 señales que indican que estás listo para emprender


Emprendedor exito

Hoy en día muchas personas se están lanzando de lleno en la aventura de fundar sus propios negocios a pesar de la gran responsabilidad que esto conlleva. Cuando una persona se atreve a dar este paso y lo comunica a otros a su alrededor, los que escuchan empiezan a dar su opinión -muchas veces sin que nadie la solicite- y entre esas opiniones se expresan palabras de preocupación debido a la dificultad de sacar adelante un nuevo emprendimiento.


Si tú ya tienes esta idea en mente, pero todavía no has decidido qué es lo que vas a hacer, échale un vistazo a este listado de negocios que puedes empezar con poco dinero. Seguramente alguna de esas ideas es lo que estabas necesitando para inspirarte o para terminar de tomar la decisión que habías postergado.


Normalmente, cuando deseamos hacer un cambio considerable, nos asaltan las dudas. Los seres humanos por naturaleza preferimos la tranquilidad y estabilidad. Sin embargo, de vez en cuando necesitamos renunciar a eso con el fin de conseguir cosas que tienen el potencial de ser mejores, pero están más allá de lo que conocemos, fuera de nuestra zona de confort.


La zona de confort no quiere decir obligatoriamente que te sientes totalmente a gusto en ella, pero sí es ese lugar donde sueles moverte -aunque no sea el mejor- y ya conoces a cabalidad, por lo que encuentras cierta estabilidad en ella. Es un lugar que conoces bien y ya sabes qué esperar de él.


Cuando te sales de esa zona, lo más probable es que exista cierto temor, un temor a lo inesperado, aunque haya mayores probabilidades de encontrarte cosas buenas. Si en este momento estás experimentando esos sentimientos, no tienes por qué alarmarte, es algo totalmente normal.


Ante lo que sí debes estar más alerta es a no dejar que este temor se apodere de ti al punto de paralizarte y no dejar que sigas con tus planes. Para ayudarte a despojarte de estas sensaciones, mira a continuación las señales que te indican que no tienes por qué temer, en cambio tienes cosas de qué ocuparte porque estás listo para emprender:


1.- Has sido empleado: si cumples con esta premisa sabes todo lo que conlleva tener que rendirle cuentas a alguien, cumplir un horario específico y hacer ganar dinero a alguien por un sueldo que la mayoría del tiempo no es la cantidad que desearías.


Cuando has sido empleado, lo más probable es que te hayas llevado unas cuantas decepciones y también un buen equipaje de experiencias que te ayudarán a ver ambas caras de la moneda, la del asalariado y más adelante la del dueño de negocio. Si has sido empleado y has decidido que no es lo tuyo, es una señal de que necesitas emprender tu propio negocio.


2.- Eres seguro de ti mismo: esta característica es muy positiva en diferentes aspectos de la vida de cualquier persona. La seguridad y confianza propia te empujan a tener un poco de ambición porque sabes que eres capaz de más. Aquellos que no tienen ambición caen en el conformismo, y eso es lo que no les permite seguir desarrollándose y alcanzar cosas mejores tanto para ellos como para las personas que les rodean.


La seguridad en ti mismo es una buena señal de que estás listo para emprender tu propio negocio, porque se necesita esa firmeza de carácter para mantenerte fuerte ante las adversidades y con la voluntad intacta. Si no te consideras demasiado seguro de ti mismo, no hay problema, esta es una cualidad que puedes ir cultivando.


3.- Conoces los riesgos a los que te enfrentas: si sabes que emprender un nuevo negocio no es un juego y debe ser algo que te tomes muy en serio debido a los riesgos que conlleva, esta es una señal -que se suma a la lista- de que puedes hacerlo. Por supuesto, esta información no llega por gracia divina, es necesario que te prepares, leas y hables con personas experimentadas en el tema para que tus conocimientos se sigan ampliando.


Otro de los grandes riesgos a los que nos exponemos al iniciar un negocio es que toda la teoría que conozcamos no es suficiente, siempre habrá nuevos factores que deberás enfrentar y aprender a lidiar con ellos enteramente en la práctica. Es necesario que esto no te tome por sorpresa.


4.-Tienes una fuerte motivación: lo creas o no, la motivación es uno de los poderes más fuertes que existen y lo mejor, es que pueden venir en varias formas. Para alguien la motivación puede ser la falta de dinero, para otros su familia, hacer una diferencia en el mundo, etc. Motivaciones hay muchas y si tú ya tienes la tuya vas por un muy buen camino.


5.- Sabes lo que se requiere: una de las señales inequívocas de que estás listo para un viaje al mundo del emprendimiento propio es que sabes todo lo que se requiere y aun así estás dispuesto a hacerlo.


Lo requerido no solamente se refiere a los recursos económicos, sino a una idea factible, a la disciplina, perseverancia, buena actitud, un plan de negocios sólido, una locación, entre muchos otros elementos.


Si al ver estas señales notas que aun no estás tan preparado como pensabas, no te preocupes, con todas las personas el proceso es diferente y no se debería forzar. Por otro lado, esto no quiere decir que no puedas hacer dinero extra, si lo necesitas, aprende en Gananci cómo aumentar tus ingresos.


 


Comparte este artículo en:

Social twitterSocial facebookSocial linkedin